martes, 29 de julio de 2008

4. Ariel

Ariel se estaba probando, ilusionada su traje de novia. Por fin se casaría con Eric, su príncipe, su amor. Salió de su cuarto en busca de Sebastián, para que le diera el visto bueno antes de la boda, que se celebraría la mañana siguiente.

Bajó al rellano, camino a la cocina, en busca de su rojo amigo, cuando se encontró, de golpe, a Eric besándose con una chica, a quien Ariel creía no conocer.

-¿Eric? - Musitó casi sin voz y los ojos llorosos.
La chica misteriosa se giró.
-Hola hermanita... - Dijo su hermana Arista.
-¿¡Arista!? - Gritó llorando sin consuelo - ¿Qué está pasando aquí?
-Perdona cariño, pero yo no me llamo Arista.
-Ella se llama María. - Le dijo Eric, con los ojos desenfocados y un deje pasota en la voz. - Y ya no me quiero casar contigo.
Ariel vio entonces en los ojos de Eric algo de lo que no se había percatado antes: Era como si el embrujo tuviera un color y éste estuviera en sus ojos. Eric no actuaba por voluntad propia. O eso quería creer Ariel.
-Eric, ¿estás borracho? ¡Eric, dime qué te pasa! - La desesperación invadía su alma a pasos agigatados.
Ariel lo veía todo borroso a causa de las lágrimas que inundaban sus ojos y su corazón.
-Sí, lo he emborrachado con la más terrible de las lujurias. Ahora es mío. Y sí, ahora ya no me llamo Arista, ahora me llamo María.

Y Ariel se desmayó sin remedio, con aquella última palabra en su mente:

María.

2 comentarios:

Irene dijo...

Hola. He encontrado tu blog por casualidad, lo he leído entero y me he decidido a dejarte un comentario.
Dejando a parte que estás totalmente obsesionada con las princesas Disney, me veo obligada a decirte que en cuanto a lo que a puntuación se refiere estás muy verde. Parece que las comas y los puntos han sido lanzados sobre el texto sin sentido alguno. Y la gramática tambien deja bastante que desear. Mi consejo es que busques las palabras en el diccionario antes de utilizarlas porque se ve de lejos que o no sabes lo que significan o les confieres el significado que te place. Te lo dice alguien que ha ganado unos cuantos concursos literarios. Sigue escribiendo y no te desanimes. Solo precisas práctica.

isaferji dijo...

Hola:
Será engreida la chica del anterior comentario. Deja mucho que desear teniendo que decir (o escribir)en voz alta cuáles son sus logros "literarios", porque según parece no se los cree ni ella. Si, quizás tengas algunos fallos. ¿Quién no?. Ya me gustaría leer algunos de los escritos de la tal Irene. Es fácil criticar el la Red sin dejar a los demás comparar las habilidades literarias de las que presume.
Ánimo no te dejes influir por alguien que solo intenta desanimarte en tu afición que espero se combierta en trabajo y puedas vivir de tus publicaciones.
Ah, otra cosa, ¿por qué deduce Irene de unos cuantos escritos que estás obsesionada con las princesas Disney? ¿no tiene la suficiente inteligencia como para poder pensar que este blog solo está dedicado a los cuentos y que puedes tener más escritos, relatos o incluso algun libro publicado por ahí?.
Me gusta mucho el giro que le das a los cuentos. Sigue sorpendiéndome.